Bosques canarios

Las Islas Canarias presentan algunos de los ecosistemas forestales más singulares de toda Europa, como el bosque termófilo, el bosque de laurisilva o monteverde y el pinar, que debe su nombre al pino canario (Pinnus canariensis). En el año 2011 se comenzó un proyecto con la Fundación Banco Santander para  reforestar estos hábitats en fincas públicas propiedad del Cabildo de Tenerife (Boquín, Los Partidos de Abajo, Altos de Arico y Fasnia), con el fin de crear el germen de un corredor ecológico entre los macizos de Anaga y Teno. Las especies utilizadas en la repoblación incluyen lauráceas como la faya (Myrica faya), el laurel (Laurus arizonica), el viñátigo (Persea indica),el acebiño (Ilex cannariensis) o el sauce canario (Salix cannariensis), muchas de las cuales no se habían cultivado nunca en vivero con anterioridad a este proyecto.

Actualmente se realizan nuevas actuaciones de reforestación y revisiones del estado de las plantaciones y conteo de marras. Otras acciones complementarias incluyen la eliminación de especies invasoras (como cañas, tuneras o tartagueras), la limpieza de senderos y canalizaciones de agua, la retirada de protectores de los ejemplares que han alcanzado el tamaño recomendable y actividades de formación y sensibilización.

En el marco del proyecto se elaboró un número de la colecciones de Manuales de Desarrollo Sostenible de la Fundación Banco Santander dedicado a la Recuperación de ecosistemas forestales de Canarias.

Fundación Global Nature