Ecosistemas dunares

RESTAURACIÓN DE ECOSISTEMAS DUNARES EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

La Comunidad Valenciana está salpicada por un conjunto de ecosistemas dunares litorales que recorren toda su costa de norte a sur. Se trata de ecosistemas muy amenazados en el contexto regional por presiones crecientes derivadas del crecimiento turístico y urbanístico, de forma que hoy en día tan sólo se encuentran campos dunares más o menos maduros y bien conservados en unos pocos puntos de la Comunidad Autónoma.

Este tipo de ecosistemas presentan unas condiciones de vida muy especiales: las plantas deben hacer frente a fuertes vientos, desecación permanente, salinidad, aridez del sustrato, etc. y la mayoría de los organismos vivos que habitan estas dunas son específicos de dichos ambientes. Todos los hábitats dunares de la Comunidad Valenciana están declarados como LIC (Lugares de Importancia Comunitaria). Los últimos modelos publicados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente indican que el nivel del mar subirá a final de siglo en nuestras costas alrededor de 1 metro, lo que supone la inundación de costas bajas y la pérdida de suelos agrícolas de un alto valor. Ante los escenarios previstos de cambio climático para España las costas bajas en buen estado de conservación son la mejor garantía para evitar el avance del mar sobre la tierra.

ACTUACIONES DE MEJORA DEL HÁBITAT

Con apoyo de la Fundación Banco Santander la Fundación Global Nature ha puesto en marcha un proyecto que cuenta además con colaboración de la Consellería de Agricultura, Cambio Climático, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y de los Ayuntamientos encargados de la gestión de los espacios donde se desarrolla. La restauración de ecosistemas dunares en 15 puntos del litoral se realizará mediante acciones de mejora del hábitat que incluyen: tras la retirada de especies vegetales exóticas que invaden la superficie dunar evitando la proliferación de la vegetación autóctona; tras la retirada esta vegetación se realiza la colocación de estructuras para la contención y acumulación de arena, llamadas bardisas, y que se realizan con material vegetal para que se degraden una vez hayan cumplido su función; y finalmente plantaciones con especies autóctonas que sirven de alimento y refugio para la fauna, además de para fijar la arena de las dunas.

Desde 1993 dedicados a la conservación de la naturaleza y la funcionalidad de los ecosistemas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR

Pin It on Pinterest