LIFE Wetlands4Climate presenta sus resultados en Bruselas

El equipo del LIFE Wetlands4Climate se ha reunido en Bruselas un para trasladar a la Comisión Europea los resultados científicos del proyecto LIFE Wetlands4Climate, que definen el papel de los humedales mediterráneos para mitigar el cambio climático y que podrían ser aplicados en políticas de UE.

Socios del proyecto LIFE Wetlands4Climate en Bruselas (Fundación Global Nature, Universitat de València, Fundació València Clima i Energia y Agencia EFE)

El encuentro, organizado junto a Wetlands International, ha tenido lugar una semana antes de que el Parlamento Europeo vote en Estrasburgo la creación de una certificación que estandarizaría a nivel comunitario la medición de la captura de carbono. Los socios se han reunido con el coordinador de políticas de la dirección general de clima, Giulio Volpi, para analizar el papel de los humedales mediterráneos en el Marco Regulatorio de Certificación de la retirada de Carbono

La Comisión Europea está en proceso de establecer pautas para regular lo que conocemos como el Mercado Voluntario de Carbono y desde el proyecto LIFE Wetlands4Climate se interviene para pedir que los humedales mediterráneos formen parte de este proceso legislativo. “Estos ecosistemas en buen estado de conservación contribuyen a la mitigación del cambio climático”, explica la coordinadora de proyectos en Global Nature, Vanessa Sánchez

 

Esta iniciativa propondrá normas de la Unión Europea sobre la certificación de la retirada de carbono (Carbon Removal Certificatin Framework CRCF) y desarrollará las normas necesarias para supervisar, notificar y verificar la autenticidad de la retirada de carbono. En concreto, el objetivo es ampliar la remoción sostenible de carbono y fomentar el uso de soluciones innovadoras para capturar, fijar y absorber y reducir emisiones de CO2 por parte de agricultores, silvicultores e industrias. Es un paso necesario y significativo hacia la integración de la retirada de carbono en las políticas climáticas de la Unión Europea.

«En buen estado de conservación los humedales fijan carbono, pero si están alterados pueden llegar a ser emisores netos de gases de efecto invernadero. De ahí la importancia de su restauración”, apunta la Coordinadora del proyecto LIFE Wetlands4Climate. Este proyecto ha medido in situ el balance de carbono de la aplicación de diferentes medidas de gestión/restauración de vegetación, agua y suelo en tres tipologías de humedales Mediterráneos, (costeros, continentales salinos temporales y continentales de agua dulce).

“En todos los casos, las diferentes acciones de gestión evaluadas con métodos científicos tienen un efecto positivo sobre el balance de carbono, contribuyendo a la mitigación al cambio climático”, detalla Sánchez quien apunta que las diferentes medidas de gestión/restauración se han implementado a gran escala en diferentes humedales piloto, con el fin de evaluar los beneficios de las mismas sobre la biodiversidad, así como las diferentes consideraciones socioeconómicas, incluidos los costes de su aplicación.

Compartir

Publicaciones relacionadas