Crea tu huerto

Crea tu huerto. Es más sencillo de lo que parece y poco a poco aprenderás a cultivar tus alimentos de forma sostenible, reciclando materiales, aprovechando cualquier espacio… y así contribuir a un mundo mejor.

Para ello hemos creado una serie de recursos que estamos seguros te pueden ayudar. Explora nuestra web y descubrirás todo lo necesario para crear tu huerto escolar o en casa.

Semilleros

Antes de estar en el suelo a muchas plantas les gusta crecer en lugares más pequeños y protegidos

Rotación de los cultivos

Como sabemos, no todas las plantas tienen las mismas características, unas absorben tantos nutrientes que dejan el suelo empobrecido, en cambio otras, como las leguminosas, aportan nitrógeno al suelo, enriqueciéndolo. Los agricultores durante miles de años han desarrollado un sistema para que, de forma natura, el suelo se mantenga en buenas condiciones de cultivo. Este sistema se llama rotación de cultivos,  y consiste en cambiar las plantas en el suelo cada cierto tiempo. De esta forma, además de garantizar los nutrientes, previene el desarrollo de plagas y enfermedades y limita el crecimiento de hierbas improcedentes (arvenses).
Rotación de cultivos huertos de biodiversidad

Crea Tu huerto en 10 pasos:

1
Prepara el terreno

Para recuperar los nutrientes perdidos con la anterior cosecha, debes incorporar el compost que hemos preparado y aportar sustrato a la tierra si es necesario

2
Oxigena la tierra

Remueve la tierra y así la oxigenas. Si encuentras lombrices es señal de la buena calidad de tu sustrato

Huerto de Biodiversidad

3
Reparte el espacio

Ahora es el momento de crear canalones dentro del huerto. Puedes hacerlos de 90 cms. de ancho teniendo en cuenta, al menos, unos 40 cms. de ancho de pasillo para que puedas moverte y acceder perfectamente a todas tus plantas.

4
Planta tus semillas

¿Hiciste tus propios semilleros? ¡Pues es el momento de trasplantarlos! Pon tus plantas en el alto de tus canalones y si vas a sembrar directamente con semillas, introdúcelas atendiendo a los marcos de plantación recomendados para cada especie.

5
A regar

Es el momento de mantener nuestras plantas, regarlas dependiendo dependiendo de sus necesidades, observar su desarrollo y solo algunas plantas necesitarán manejos extra: entutorados, podas, etc.

6
Vigila a los bichos

Vigila que ninguna plaga se apodere de nuestras plantas. Que haya animales en nuestro huerto no implica que sean peligrosos para él. Solo tendremos que estar pendientes de que ninguna especie amenace nuestro cultivo controlando sus poblaciones con métodos sostenibles.

7
Apúntalo todo

Lleva un cuaderno de campo con las fechas de siembra, plantación, floración, fructificación, cosechas y tratamientos. También puedes hacer carteles para cada una de las especies. Todo esto os servirá como aprendizaje para ti y el resto de usuarios del huerto.​

8
Primeras recolectas

No esperes a que todo esté maduro, ve recolectando conforme vayan teniendo tamaño, color y forma considerable.

9
A descansar

Es el momento de dejar nuestro huerto descansar. Para ello dejemos las plantas secas en el huerto sin arrancar hasta la temporada siguiente, así parte de los nutrientes de estas plantas serán descompuestos y volverán a la tierra.

10
De vuelta

¡Volvemos a la carga con la nueva temporada del huerto! Arrancamos las plantas secas y volvemos a realizar el mismo proceso que el año anterior, pero recuerda hacer la rotación que corresponda en cada cultivo. No de bes plantar/sembrar lo mismo en el mismo sitio que el año anterior.

Preguntas frecuentes

El huerto de invierno es el que preparamos a principio de curso. Como las horas de luz cada vez son menos y las temperaturas tienden a bajar, tenemos que evitar todas las especies de las que aprovechamos los frutos y centrar los esfuerzos en las que nos dan hojas o flores para el consumo. Estas son, principalmente, las acelgas, espinacas, zanahorias, coles (coliflor, col rizada, col lombarda, repollo, de Bruselas…). En zonas con climas más suaves podremos poner habas.

Estas variedades son de secano, por lo que tienen que aprovechar la temporada naturales de lluvias, que en nuestro clima se suelen producir en invierno y a principios de primavera. El mes ideal para sembrar lentejas, garbanzos y otras leguminosas, así como los cereales, es diciembre.

Esto dependerá de lo que tengamos plantado. Siempre es bueno leer las recomendaciones cuando las semillas vienen en sobre.

Aquí os dejamos unas claves cuando no dispones de otra información:

  • Las lechugas y otras variedades de las que aprovecharemos las hojas, podemos ir cortándolas según necesidades, sin llegar a arrancar la planta completa. Suelen estas listas al mes del trasplante en el suelo, o cuando superen los 10 cm. Estas especies aguantan bien que quitemos hojas, pero también las debilitará si lo hacemos en exceso.
  • Con las zanahorias podremos sabes que ya están viendo el ancho de la raíz, el ideal suele estar entorno a los 2 cm de diámetro. Se puede aprovechar más pequeñas, sin embargo, si se hacen muy duras y fibrosas si las dejamos demasiado tiempo (3 meses de la siembra, aprox.)
  • Los rabanitos estarán listos con 2 cm de diámetro. Las remolachas en el momento que la raíz sea redondeada hasta que alcancen el tamaño deseado.
  • Las judías verdes antes de que se forme el grano, salvo si las queremos la legumbre, que esperaremos a que la vaina esté completamente amarilla y seca.
  • Las legumbres cuando se ha secado la vaina.
  • Los cereales cuando presenten forma redondeada en los bordes y se empiecen a “encamar” (se tumban por la relación peso-altura).
  • Los tomates cuando tengan un tono rojizo-anaranjado, cuanto más tiempo pase más dulces serán.
  • Los pimientos estarán listos en verde cuando alcancen buen tamaño, dependerá de la variedad. Si los queremos rojos sólo habrá que esperar a que alcancen ese color.
  • Las berenjenas cuando alcancen de forma homogénea el color morado (o el específico de la variedad).

Las hormigas pueden producirnos daños en el huerto y transportan a los pulgones de un lado a otro, lo que aumenta el riesgo de daños en nuestras plantas.

Hay diferentes formar de evitar que las hormigas ataquen nuestras plantas y hagan hormigueros en la tierra de nuestro huerto. Podemos utilizar tierra de diatomeas y/o posos de café que se aplican en la entrada del hormiguero. Hay que tener paciencia y perseverancia en estos tratamientos, al final cumplen con su objetivo sin causar daños al suelo ni a nuestras plantas.

Dependerá siempre de las condiciones atmosféricas. Se ha de adaptar el riego a la estación del año y la temperatura ambiente. Cuanto más calor y menos lluvia, más riego. Debemos procurar que la tierra no esté completamente seca (coges un poco y se convierte en polvo y vuela al viento) igual que evitaremos que esté completamente empapada (hace charcos y barro al cogerla).

En grandes rasgos, en una primavera lluviosa no hará falta mucho riego y si es seca y calurosa tendremos que estar más pendientes de regar. Hay que mirar el estado de la tierra, pero por lo general se suele hacer aporte de agua cada dos días.

¿Qué plantas podemos tener en nuestro huerto?

Existen muchas familias de plantas, cada una de ellas agrupa a varias especies que comparten entre ellas determinadas características que nos pueden ser muy útiles conocer para poder cultivarlas de manera más provechosa.

Familia de Crucíferas
Familia de Umbelíferas
Familia de Compuestas
Familia de Solanáceas
Familia de Cucurbitáceas
Familia de Leguminosas
Familia de Solanáceas
Familia de Solanáceas
Familia de Liliáceas

¿Sigues teniendo dudas?

Consúltanos y estaremos encantados de responderte:

    Qué plantaremos: calendario de siembras

    Cada fruto u hortaliza tiene su temporada, explora aquí qué puedes plantar en cada semana o mes

    Hortelanos expertos

    Hemos elaborado una serie de manuales, fichas y videos para alumnos y profesores para que te sea fácil arrancar con tu huerto.

    informes, guias, fichas

    Huertos de biodiversidad y economía circular