El descenso de la actividad ganadera en las últimos décadas ha provocado que algunos ganaderos cesen su actividad. En lugares como el Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca, además, la declaración de la zona como Parque propició que que el último pastor saliera hace 25 años.

Ahora, treinta vacas con certificación ecológica procedentes de Vistabella, en la Sierra del Maestrazgo de Castellón, han hecho entrada en el Parque. Y las ventajas de esta acción pueden ser muchas. Nos lo cuenta el coordinador de proyectos de la Fundación Global Nature (FGN) Antonio Guillem en este reportaje “Las vacas vuelven al Prat de Cabanes-Torreblanca tras 25 años sin rebaños”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR

Pin It on Pinterest