• Un sistema de medición a tiempo real ha permitido conseguir una colección de datos hasta el momento imposible por su elevado coste
  • El proyecto europeo en el que participan cinco países finaliza el próximo mes de abril con la presentación de resultados a la comunidad científica italiana

Valencia, 2 de abril

Medir la calidad de agua para gestionar y tomar decisiones en espacios como el lago de l’Albufera y hacerlo gracias un sistema de monitoreo en tiempo real. Es lo que ha conseguido el proyecto EcoSustain de la Fundación Global Nature que ha trabajado durante 30 meses en el lago de l’Albufera y que ahora presenta sus resultados. Esta semana lo ha hecho en Valencia en la difusión social de la ciencia y en abril lo hará en Mantua (Italia). La clave está en las boyas de medición a tiempo real que han permitido conseguir una colección de datos en serie, hasta el momento imposibles por el elevado coste que supondrían analizar 24 muestras de agua al día de 8 variables en el laboratorio.

De hecho, EcoSustain ha adquirido este sistema de monitoreo en continuo de última generación que permite analizar el agua de la Albufera una vez por hora. Los parámetros analizados son temperatura, pH, conductividad, concentración de oxígeno disuelto, concentración de nitratos, turbidez ficocianina y clorofila a. Su objetivo ha sido conocer los cambios en la calidad del agua a lo largo del año, como el posible efecto del efluente del Tancat de la Pipa con el vertido continuado de aguas limpias al lago.

“Es la primera vez que tenemos tanta información y de tanta calidad”, explica el responsable de EcoSustain y técnico de la Fundación Global Nature, Antonio Guillem. Ecosustain está financiado por la Comisión Europea y está formado por socios de cinco países (España, Italia, Grecia, Croacia y Bosnia). “Podemos conocer cuánto volumen de agua es necesario aportar a un humedal a lo largo de un año o tener conocimiento a tiempo real de una situación de alerta, como la caída de oxígeno continuada durante varios días o el aumento de algas tóxicas para la biodiversidad del lago”, añade Guillem, quien resalta que los resultados tienen un gran potencial para su transferencia y detalla que una parte del proyecto se ha dedicado a la difusión y a la formación del personal en estos sistemas.

El Tancat de la Pipa es un área de reserva propiedad de la Confederación Hidrográfica del Júcar y está gestionado por dos asociaciones conservacionistas a través de convenios específicos de custodia del territorio desde el año 2011. Acció Ecologista-Agró es la entidad responsable del desarrollo de las actuaciones de gestión de los terrenos del área de reserva para el tratamiento de aguas, la conservación del espacio y la atención a visitas y SEO/BirdLife es la entidad encargada de la gestión del espacio para la protección e incremento de la biodiversidad y del seguimiento de los parámetros biológicos.

Presentación en Valencia

El investigador del IIAMA (UPV) y colaborador del proyecto EcoSustain Miguel Martín Monerris ha hablado en el ciclo de conferencias “La Química y tú” organizado por el CSIC, Asociación de Químicos de la Comunitat Valenciana, Ilustre Colegios de Químicos de la Comunitat Valenciana, QUIMACOVA, FEVADIC, CEFIRE Científica, Tecnológic i Matemàtic, AVAEP y la Casa de la Ciencia. En su presentación titulada: “La química y los ecosistemas degradados: caso de l´Albufera de València”, uno de los puntos tratados ha sido la obtención de datos mediante sistemas de monitoreo en continuo y su utilidad como herramientas de gestión y toma de decisiones en los espacios donde se ubican estos sistemas.

EcoSustain está financiado por la Comisión Europea a través de la línea INTERREG MED y está formado por diez socios de cinco países, entre los que se encuentran empresas de telecomunicaciones, universidades, centros de investigación, administraciones públicas y una entidad dedicada la conservación de la naturaleza, la Fundación Global Nature.

El proyecto EcoSustain

El proyecto EcoSustain está financiado por la Comisión Europea a través de la línea INTERREG MED y está formado por diez socios de cinco países, entre los que se encuentran empresas de telecomunicaciones, universidades, centros de investigación, administraciones públicas y una entidad dedicada la conservación de la naturaleza, la Fundación Global Nature. Los resultados tienen un gran potencial para su transferencia.

El proyecto está encajado en el objetivo prioritario de la protección y promoción de los recursos naturales y culturales del Mediterráneo, mantener la biodiversidad y los ecosistemas naturales mediante el fortalecimiento de la gestión y creación de redes de áreas protegidas. El proyecto tiene un presupuesto de 1.485.672,36 € financiado al 85% por la Comisión y una duración de 30 meses (desde noviembre 2016 a abril 2019).

El objetivo global del programa MED es promover un crecimiento sostenible en la cuenca mediterránea, favoreciendo prácticas y conceptos innovadores (tecnologías, modos de gobernanza, servicios innovadores, etc.), un uso razonable de los recursos (energía, agua, recursos marítimos) y la integración social a través de enfoques de cooperación integrados y territorializados.

 

Pin It on Pinterest