• La finca olivarera evalúa indicadores de biodiversidad a través de la herramienta Biodiversity Performance Tool para analizar la evolución de la explotación y promover una mejora continua en el desempeño de la biodiversidad.
  • Fundación Global Nature ejecuta el proyecto LIFE Food & Biodiversity que fomenta la inclusión de criterios de biodiversidad en sellos, estándares o certificaciones en el sector agroalimentario.

 Madrid, 28 de noviembre 2019

El 50% de las especies europeas dependen de hábitats agrarios. Aunque, la agricultura ha sido un elemento clave para desarrollar paisajes complejos y diversos y, en definitiva, un generador de biodiversidad, bien es cierto que en las últimas décadas hemos vivido una intensificación de la agricultura que ha provocado que pase a ser una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad que está poniendo en riesgo la estabilidad de nuestro estilo de vida y del planeta. De hecho, la agricultura actual contribuye al cambio de usos del suelo, a la destrucción de ecosistemas primarios y a la contaminación de agua y suelos. Es en este contexto en el que las especies exóticas invasoras se dispersan por todo el mundo mientras que la biodiversidad agraria, variedades de razas ganaderas y variedades de cultivo, se pierden

Por todo ello, el proyecto LIFE que desarrolla Fundación Global Nature (FGN) bajo el nombre Food and Biodiversity trabaja para acompañar a agricultores y ganaderos con acciones e información práctica sobre las medidas que mejoran la biodiversidad. Se trata de un proyecto global que quiere atravesar la cadena alimentaria de principio a fin con el objetivo de fomentar la inclusión de criterios de biodiversidad en sellos, estándares o certificaciones en el sector agroalimentario. Y trabaja, para ello, en fincas concretas o proyectos pilotos a los que, a la vez, ofrece una visión concreta y completa sobre el valor añadido que esta apuesta por la biodiversidad representa en el mercado.

En resumen, se trata de entender la conservación y el uso sostenible no solo como un problema medioambiental, sino fundamental para una buena nutrición, para los procesos productivos y la salud del planeta y los ciudadanos. Y todo ello pasa también por la agricultura, a través de la recuperación de los ecosistemas con medidas concretas y personalizadas dentro de una buena estrategia de conservación de la biodiversidad que conlleve mayores oportunidades de diferenciación en el mercado, valor añadido, satisfacción del consumidor y estrategias de aprovisionamiento más eficientes.

Al Alma del Olivo

Desde 2017 Al Alma es una de las explotaciones piloto del proyecto LIFE Food & Biodiversity, cuyo objetivo principal es mejorar los aspectos relacionados con la biodiversidad de sellos y etiquetas de la industria agroalimentaria. Entre la batería de acciones conjuntas se han evaluado una serie de indicadores de biodiversidad a través de la herramienta BPT (Biodiversity Performance Tool) que permite analizar la evolución de la explotación a lo largo del tiempo para promover una mejora continua en el desempeño de la biodiversidad. Para ello se propone una Plan de Acción de Biodiversidad, con una serie de medidas concretas que se priorizan y se van ejecutando a lo largo del tiempo. Gracias a este trabajo, se podrán evaluar y medir los beneficios que estas buenas prácticas suponen para la mejora de biodiversidad a escala de explotación.

Así, se profundiza en los impactos negativos de, por ejemplo, una gestión inadecuada del suelo y se proponen medidas para reducirlos como mejorar la su calidad con aportes de materia orgánica en forma de compost, implementar cubiertas vegetales bajo los olivares o integrar en el suelo los restos de poda triturados. Todas estas medidas y sus beneficios serán incluidas en la marca de calidad de Al Alma del Olivo a través de un protocolo.

Este trabajo con explotaciones piloto es una de las patas del el LIFE Food and Biodiversity, que realiza otras muchas acciones para implicar a toda la cadena del sector alimentario, desde el campo hasta el supermercado, así como al consumidor para que sea capaz de reconocer el valor ecológico y saludable en los productos. Por ello, pretende mejorar esta gestión de la biodiversidad de estándares y etiquetas del sector agroalimentario apoyando a organizaciones diversas para que incluyan criterios y medidas de mejora de biodiversidad en los sellos y promoviendo que las empresas productoras y distribuidoras incluyan dichos criterios en sus guías de aprovisionamiento.

Fundación Global Nature

La Fundación Global Nature (FGN) es una fundación privada sin ánimo de lucro dedicada a la protección de la naturaleza. Su trabajo se basa en el rigor técnico, el compromiso ético y la innovación. Desde su consolidación en 1993 une teoría y práctica: combina la elaboración de estrategias y planes con el trabajo en campo y los proyectos aplicados. Más de 20 premios han reconocido su trabajo en los últimos años.

Su actividad se distribuye en tres grandes bloques: conservación de hábitats y especies, sostenibilidad del sector agroalimentario y sostenibilidad corporativa. Las acciones y proyectos que conforman cada área temática están interrelacionados con el fin de crear sinergias, aumentar la efectividad en el uso de los recursos y dar continuidad a cada línea de actuación.

En la trayectoria de la FGN, los humedales siempre han estado presentes, siendo su restauración y conservación el objetivo primordial. La Fundación ha trabajado en más de 100 humedales españoles, y 8 en otros países, en una superficie de más de 14.000 hectáreas.

Pin It on Pinterest