Gracias a que existe más sensibilización respecto a la necesidad de conservar nuestros ecosistemas y las especies que en ellos habitan, cada vez hay más consecuencias positivas. Un buen ejemplo es el espectacular incremento de ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) entregadas el año pasado en la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Desarrollo Rural y Cambio Climático de la Comunitat Valenciana: hasta 126 frente a los 72 del año anterior.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de las Tortugas Marinas, el 16 de junio, es importante destacar la labor que, en este caso, realizan los pescadores profesionales de la Comunidad Valenciana, ya que su implicación y compromiso es la clave del éxito. El proceso de recuperación arranca en el momento que una tortuga marina es atrapada por las artes de pesca de manera accidental. Entonces, los pescadores avisan de su captura al teléfono de emergencias 112 o lo comunican a sus cofradías por sus emisoras para indicar la hora de llegada a puerto del barco con el animal. En ese momento, entra en juego la Universitat de València, entidad que coordina la Red de Varamientos de la Comunitat, que activa el protocolo de recogida del animal. El responsable es el personal del Centro de Recuperación de Fauna La Granja de El Saler, dependiente de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Desarrollo Rural y Cambio Climático, que se acerca al puerto y se lleva el ejemplar.

A partir de ahí, las tortugas son trasladadas al ARCA del Mar del Oceanogràfic (Área de Recuperación y Conservación de Animales del Mar), centro especializado en la acogida y recuperación de este tipo de animales marinos. Allí, los veterinarios les realizan las pruebas pertinentes para determinar su tratamiento y devolver la tortuga al mar en el menor tiempo posible.

Una vez los ejemplares se encuentran en perfecto estado de salud para regresar al mar son liberados. En numerosas ocasiones, esta acción se realiza ante grupos de escolares como parte de la necesaria labor de concienciación con las generaciones más jóvenes que, además, participan en voluntariados medioambientales, como las limpiezas en playas donde estos animales hacen sus nidos.

Gracias a esta forma de trabajar, y al aumento de cofradías de pescadores colaboradoras en estas labores, el pasado año el aumento de ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) entregadas a la Consellería fue tan espectacular: hasta 126 (en 2017 fueron 72 ejemplares). Este incremento es muy positivo y se debe a que han sido muchas las cofradías que se han unido a esta labor. Benicarló y Peñíscola han sido las que más han entregado, con 21 y 19 ejemplares, respectivamente.

Acciones de concienciación

Detrás, hay un trabajo de concienciación importante de Xaloc, la Fundación Global Nature y el Parador de El Saler. Desde hace 4 años, además, se homenajea a los pescadores para poner en valor su trabajo, a través de los ‘Premios pescadores responsables’ que se celebran dentro del programa de conservación de tortugas marinas de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

Durante estos años Xaloc, la Fundación Global Nature y el Parador de El Saler, han realizado diferentes actividades para promover la conservación de las tortugas marinas. En concreto, se han realizado tres acciones. Por un lado, se ha lanzado una campaña de mircoplásticos, los cuales afectan a las tortugas marinas. Esta ha consistido en la limpieza de playa, un estudio con la Universitat de València y en la edición de un vídeo que lleva más de 65.000 reproducciones en redes sociales. En la misma línea, se editó material divulgativo, un cartel y un vídeo de alerta en el caso que se encontrara una tortuga marina desovando en las playas. Y, por último, junto con el CSIC, la Conselleria de Agricultura, medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y la Universitat de València, se instalaron unos termómetros en 8 playas valencianas para registrar la temperatura durante 8 meses y así estudiar la calidad de las posibles zonas de puesta de tortugas marinas.

Paradores, una empresa sostenible

Desde sus inicios Paradores ha tenido como objetivo principal el desarrollo de una hostelería basada en la calidad y el respeto hacia el medio ambiente, ofreciendo productos y servicios que satisfagan las necesidades de los clientes protegiendo y respetando siempre el entorno donde se encuentran sus edificios. Paradores es una empresa sostenible gracias al trabajo diario de mejorar en este objetivo, que pasa por el respeto al medio ambiente y la integración del entorno en todas sus actuaciones, así como por la transparencia y el cumplimiento de la normativa como empresa. Prueba de ello es que en materia de gestión medioambiental y de calidad, Paradores ha conseguido la certificación multi-sistema para todos sus establecimientos en la ISO 14001 desde 2008. Esta política de sostenibilidad se refleja en el Parador Natura de El Saler, que gracias al acuerdo alcanzado con la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural se están llevando a cabo acciones para la recuperación de los ecosistemas dunares del Parque Natural de L´Albufera. Así como los acuerdos de colaboración que mantiene con diferentes asociaciones naturalistas como Xaloc y Fundación Global Nature para la sensibilización y divulgación entre sus clientes del medio natural en el que se encuentra el Parador de El Saler.

Xaloc es una asociación sin ánimo de lucro, constituida en el año 2009 formada por un grupo de profesionales con larga experiencia en los campos de la conservación, investigación y divulgación de temas medioambientales. Nuestras líneas de actuación son la divulgación y la investigación marina, centradas ambas en los cetáceos (delfines, ballenas, etc) y las tortugas marinas del litoral valenciano. En los últimos tres años, Xaloc, ha organizado junto a la Generalitat Valenciana, los tres campamentos tortuga de custodia de los nidos aparecidos en el litoral valenciano. Además, colaboramos activamente con el grupo de estudio y gestión de estos animales (Consellería, Oceanogràfic y Univesitat) en acciones de divulgación a pescadores y a la población general.

Fundación Global Nature trabaja desde hace más de 25 años en la conservación de espacios y especies, así como en la restauración de ecosistemas degradados, con especial dedicación a las zonas húmedas. Durante estos años, la Fundación ha colaborado con entidades públicas y privadas con el fin de desarrollar actividades encaminadas a conservar la biodiversidad, tanto en España como en el marco de proyectos de cooperación al desarrollo. Como fundación benéfico-docente, todos los proyectos de la entidad tienen un componente de sensibilización ambiental, que se desarrolla a través de cursos, talleres o voluntariados corporativos sobre el terreno.

 

Pin It on Pinterest