El cultivo ecológico es, sin duda, un valor ambiental añadido a la agricultura. Pero la apuesta que marca hoy la diferencia en el cuidado del medio ambiente es la que implica preservar biodiversidad. La pérdida de especies es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos y la agricultura, una de las grandes aliadas necesarias para revertir ese proceso. Eso lo sabemos bien en Fundación Global Nature y trabajamos en nuestro proyecto LIFE Food & Biodiversity por el que se fomenta la inclusión de criterios de biodiversidad en sellos, estándares o certificaciones en el sector agroalimentario.

Hoy hemos podido comprobar cómo un melón de calidad con sabor a biodiversidad es aún más sabroso. Ha sido en el tradicional acto de corta de melón realizado en Elche y que organiza Melón de Carrizales, producto estrella del Parque Natural Agrario de los Carrizales, con un dulzor característico que lo ha convertido en exponente de máxima calidad en el ámbito internacional.

En este camino hacia el cuidado de la biodiversidad están cada vez más empresas que reconocen el valor de implementar un plan de acción concreto en sus cultivos. No sólo aumenta la calidad de sus alimentos, sino que aporta el intangible valor añadido de proteger la riqueza animal y vegetal. Melón de Carrizales es un claro ejemplo de ello. Su apuesta por la biodiversidad traspasa estas medidas, no solo ahora con las acciones para fomentar a biodiversidad, sino ya en su momento cuando propusieron la ZEPA (zona para la protección de aves) en las que desarrollan su actividad.

Una de las variables claves para la extraordinaria calidad del melón es el suelo salino en el que se cultivan, ya que el saladar es el responsable de que sea extremadamente dulce y alcance los 14 grados brix, una escala que mide la sacarosa disuelta en el líquido. Y ese suelo, que es en parte el secreto, se cuida con mimo con medidas ecológicas y de biodiversidad.

Bandas para atraer a polinizadores

Melón de Carrizales ha puesto en marcha un Plan de Acción de Biodiversidad con varias medidas, que se desarrollan dentro del mencionado proyecto LIFE Food & Biodiversity. La más destacada, y sobre la que se ha puesto el acento hoy, es la plantación de bandas para atraer a polinizadores. Con esta acción se consigue atraer polinizadores que tienen así recursos para alimentarse (justo en este época en la que ya empieza a escasear el polen)  y, además, se refuerza la polinización de las flores del melón.

LIFE Food & Biodiversity

Esta iniciativa es parte del proyecto europeo Food & Biodiversity que desarrolla la Fundación Global Nature y que cuenta con el apoyo del programa LIFE de la Comisión Europea y del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Fundación Biodiversidad.

El principal objetivo de este proyecto es mejorar la gestión de la biodiversidad de estándares y etiquetas del sector agroalimentario, apoyando a organizaciones diversas para que incluyan criterios y medidas de mejora de biodiversidad en los sellos y promoviendo que las empresas productoras y distribuidoras incluyan dichos criterios en sus guías de aprovisionamiento

Pin It on Pinterest