• Los voluntarios participarán en acciones de anillamiento científico de aves y de gestión y manejo de humedales
  • La laguna de La Nava es un lugar estratégico para la migración de especies amenazadas como el carricerín cejudo
  • Esta acción está organizada por la Fundación Caja de Burgos y la Obra Social “la Caixa” a través de su programa de Voluntariado Ambiental

Fuentes de Nava, 10 de agosto de 2017.

La Fundación Global Nature desarrolla este verano un programa de voluntariado ambiental en el espacio natural de La Nava y Campos de Palencia, en la provincia de Palencia,  entre los días 12 y 25 de agosto.

Esta iniciativa, que se organiza por cuarto año consecutivo, pretende ofrecer a los jóvenes participantes la posibilidad de conocer directamente el valor de uno de los ecosistemas más amenazados de  Europa, como son los humedales, y, en concreto, la experiencia de La Nava,  desecada hace 50 años y recuperada en 1990.

La Nava servirá como ejemplo práctico para conocer con detalle la importancia de conservar y mantener estos  ecosistemas. Los voluntarios contribuirán a proteger este entorno realizando labores de mejora y limpieza y colaborando en los trabajos de anillamiento científico de aves migratorias que descansan en esta zona. Se prestará especial atención al carricerín cejudo, una pequeña ave mundialmente amenazada que tiene en los humedales de Tierra de Campos uno de los pocos enclaves conocidos de paso migratorio desde sus zonas de reproducción en Bielorrusia, Polonia y Ucrania hasta sus áreas de invernada en Senegal y Malí (África).

El voluntariado tiene su base en el Centro de Estudios Ambientales y Albergue de Tierra de Campos. Las actividades se realizan en dos turnos de 7 días, en cada uno de los cuales participan 4 personas.

12 de agosto de 2017 – 18 de agosto de 2017

19 de agosto de 2017 – 25 de agosto de 2017

Esta acción está organizada por la Fundación Caja de Burgos y la Obra Social “la Caixa” a través de su programa de Voluntariado Ambiental.

El carricerín cejudo

En el programa de voluntariado se prestará especial atención al seguimiento de carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola), una especie prioritaria de conservación, catalogada como Vulnerable a escala global, clasificado En Peligro a escala europea, incluido en el Anexo I de la Directiva de Aves, en el Anexo II del Convenio de Berna y en el Anexo II del Convenio de Bonn. Además se encuentra catalogada como de Interés Especial en el Catalogo Nacional de Especies Amenazadas, y como Vulnerable en el último Libro Rojo de las Aves de España.

Los registros de esta especie en los humedales de Tierra de Campos son bastantes comunes desde finales del siglo pasado. Las primeras observaciones de carricerín cejudo en la laguna de La Nava datan de 1998. Posteriormente, en el año 1999, la Fundación Global Nature realizó los primeros anillamientos de la especie y a partir del año 2000 comenzó el estudio de esta especie dentro de la ejecución de distintos proyectos que han permitido el anillamiento de 813 ejemplares hasta el comienzo de la campaña de este año, además de numerosas recuperaciones de aves anilladas fuera del entorno de La Nava.

Los resultados obtenidos de estos trabajos constatan el paso de la especie por  los humedales terracampinos en sus viajes migratorios. La buena conservación de los humedales, como es el caso de la laguna de La Nava, resulta fundamental para que puedan realizar paradas y acopios de energía para llegar a África, certificando el importante papel que cumplen los espacios naturales protegidos.

Estación de anillamiento de aves de La Nava

Otro de los objetivos principales del voluntariado será el anillamiento del mayor número posible de aves migratorias para obtener información sobre la fenología migratoria, abundancia, biometría, estado físico y lugares de origen y destino de migración, con el objetivo de incrementar los conocimientos sobre las estrategias migratorias de las aves capturadas.

Hace más de una década que se puso en funcionamiento dicha Estación de Anillamiento y desde entonces se han anillado más de 75.000 aves con la participación de más de 100 voluntarios de distintas nacionalidades.